Imellado

Inicio » Posts tagged 'política'

Tag Archives: política

#PedroResponde

Todo viene a raíz de una llamada que hizo en directo el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, al programa Sálvame Deluxe de la cadena Telecinco. El programa, que es más bien una tertulia del mundo del corazón, debatía sobre los últimos acontecimiento de la fiesta del Toro de la Vega de la localidad de Tordesillas. El presentador del espacio, Jorge Javier Vázquez, se había postulado en contra de esta festividad y arremetió contra el alcalde del municipio, el socialista José Antonio Gonzalez.

Tras debatir sobre la polémica fiesta, el presentador, confeso votante socialista, había indicado que no volvería a votar al PSOE porque estaba es desacuerdo con las decisiones del partido sobre este tema. Fue en ese momento cuando el líder socialista decidió llamar a Jorge Javier Vázquez y aclarar mediante una llamada privada (sin sonido al público) toda esta cuestión.

Y es aquí donde se lió todo. Las Redes Sociales comenzaron a arder tras la intervención de Pedro Sánchez, todo un secretario general del un partido político, en un programa que cuenta con una audiencia de un perfil cultural medio-bajo. Esto ofreció una oportunidad de oro para hacer críticas ácidas hacia el líder político (algunas verdaderamente ocurrentes), pero esperables.

Lo que quiero remarcar en estas líneas es la actuación de Sánchez en la defensa de su partido político como máximo responsable de él y de sus afiliados. El líder socialista no dudó en intervenir en el programa cuando vio que estaba siendo criticado por uno de los presentadores que más audiencia tiene en España y votante socialista confeso.

Me pareció acertada su intervención. Si el PSOE no está para algo es para dejar pasar oportunidades de aclarar su postura en los medios de comunicación. Tanto él, como secretario general, como su partido estaban siendo cuestionados y criticados en un programa de televisión que tiene una audiencia media de más de 1.800.000 espectadores diarios y cuyo presentador, además, es votante suyo confeso.

En las Redes Sociales se comenzó a leer cosas como la contradicción de que Pedro Sánchez critica el populismo pero llama a un programa de este tipo. Aclaremos algo: lo que el líder socialista critica es que ante cuestiones serias como es la economía, el bienestar, la sanidad, la educación… hay partidos políticos que se lo toman como baladí en sus discursos y, por tanto, no se acercan a la realidad social del país. Esto, en nada tiene que ver con entrar en un programa en el que las cuestiones baladí son tratadas como importantes o serias, como ocurre en el programa. Esto no es el populismo que critica Sánchez.

La cuestión es, como decía un tuit de @JorgeGalindo: “¡Un político en un programa que ve mucha gente! Qué ordinariez. Qué poca sofisticación. Que venga a Twitter, con la elite”.

Anuncios

Podemos ser sofistas

Ultimamente se está hablando mucho de los diferentes discursos que tienen los partidos políticos a raíz de la irrupción de Podemos y de cómo esta fuerza política ha conseguido crear expectación. En este texto trataré de hablar acerca de ese discurso, no en términos de si tratan realidades o ensoñaciones, si no más bien desde una perspectiva más retórica.

Para empezar, debemos partir desde un punto: 15M. El fenómeno social aglutinó un malestar hacia las políticas gubernamentales a través de asambleas ciudadanas en plena calle. Es importante tener esto presente porque gran parte del éxito del discurso de Podemos viene de ahí. Los fundadores de este partido político no solo estuvieron presentes sino que participaron en estas reuniones, empapándose de los discursos e ideas que los mismos ciudadanos lanzaban. Su discurso, por lo tanto, no es propio, si no asambleario.

Sin embargo, otras fuerzas políticas de izquierda, como el PSOE, que no estuvieron presente en dichas reuniones (sus dirigentes, me refiero), no conocieron las propuestas o ideas de los ciudadanos. Los socialistas se han dado cuenta de ello y, ahora, buscan conocer las impresiones de esas personas atrayéndolas a través de campañas de participación ciudadana.

La diferencia entre uno y otro está en que no es lo mismo observar y escuchar propuestas sin que los demás conozcan tus intenciones de usarlas (como en el caso de Podemos en las asambleas), que preguntar a los ciudadanos para sacarles sus ideas. Al igual que no es lo mismo observar a un animal en su habitat natural que hacerle pruebas en un ambiente controlado.

Por esto, el discurso de Podemos llega a la gente mejor que los demás, porque usa términos e ideas que ya escucharon en un día en las asambleas. Usa las mismas ideas que los ciudadanos. Si en una de esas reuniones alguien salió a la palestra y dijo eso de: no debemos pagar la deuda, y los demás le aplaudieron, los del partido político vieron que era precisamente eso lo que había que decir.

A través de esto, Podemos tiene una fortaleza en su discurso y es que conoce muy bien las propuestas que los mismos ciudadanos lanzaron, así como el espíritu de cada una de ellas, algo que no tiene, por ejemplo, el PSOE por la simple razón de no haber estado presente en el 15M. Sin embargo, el partido político Podemos tiene una gran debilidad en su discurso y es que no conoce otras realidades u otros sentimientos que también se dan y por lo tanto no sabe tratarlas (como es, por ejemplo, un discurso con coherencia económica o sobre una verdadera organización eficaz de una fuerza política. Empezaron con la ultrademocracia y se han dado de bruces con la compleja elaboración de listas), algo que sí tiene el PSOE por su historia y responsabilidades institucionales.

De hecho, cualquier persona que escuche con atención y cierto grado de objetividad unos de los discursos de alguno de sus dirigentes podrá ver que tan solo tratan uno o dos temas (los dos únicos que saben). Pero aún así, con todo esto, han conseguido atraer al público. ¿Por qué? Muy sencillo, porque ese es su verdadero propósito: atraer al público. Da igual si dicen o no dicen la verdad, si dicen o no dicen propuestas realmente factibles. Primero tienen que atraer al público y saben cómo hacerlo. Claro que saben, estuvieron en las asambleas del 15M. Saben lo que quiere escuchar su público, les basta con decirlo cada vez que pueden.

Ya entre el año 340 y 335 a.C, Aristóteles diferenció en su libro Retórica entre la disciplina sofística y la retórica.La sofística no consiste en la facultad, sino en el propósito. La diferencia está en que uno será orador por su ciencia (técnica) y otro por su propósito.” En definitiva, lo que quiere decir es que se es sofista si se pone el razonamiento al servicio de una intención moral desviada. En el caso de la retórica, distingue a un orador por su técnica.

En definitiva: ¿Quieres ser escuchado? Conoce a tu público. ¿Quieres ser creíble? Conoce lo que hablas.

España necesita un Coaching social

Imagen

Acabo de leer el post “El Briefing de tu vida” con el que estoy de acuerdo en el fondo de lo que plantea. De forma resumida, dice que al vender bien la “Marca España” debemos ser nosotros los que creamos en nosotros.

Esto que plantea estoy seguro que coincidirá con las ideas de muchos: “Para convencer tienes que creer”. Pero lo que yo veo es que esto no debe ser tan sólo un paso más hacia la venta. Lo de creer en nosotros no es el camino que hay que recorrer para vender la Marca España, si no que es la Marca España en sí.

En el post, el que es director general ejecutivo de Leo Burnett, Juan García-Escudero, señala a nuestra autoestima como responsable de nuestra propia imagen: “El resultado es que cuando nos vendemos lo hacemos de un modo tímido, torpe y vergonzoso. Nos da apuro alzar la voz, sacar pecho, y eso se nota. Es complicado convencer de algo de lo que no estás convencido”. 

En unas clases que di sobre Liderazgo supe que, según sea el perfil de tus compañeros/trabajadores, debe moldearse un tipo de líder u otro. Esto es: si tu equipo es muy técnico y/o poco experimentado el mejor liderazgo que se debe llevar a cabo es uno con tintes autoritarios (“haced esto, haced lo otro…”). Sin embargo, en equipos donde sí que hay gente profesional y experta, el liderazgo que se debe hacer es más de guía, más de consultor, un Coach que saque lo mejor de cada perfil profesional.

Quizás sea más un liderazgo de este último tipo el que necesitamos los españoles. Alguien que sepa sacar lo mejor de nosotros como individuos y como sociedad. Alguien que no se dedique a decirnos cómo debemos comportarnos, si no que nos anime a explorar y experimentar. Alguien que nos diga: “Eh! Andad hacia adelante y no preocupaos por tropezar y caer por que para esos momentos estaré yo (mi Administración) para ayudaros a levantaros”. Quizás alguien que nos haga preguntas más que darnos respuestas. Alguien que sepa sacarnos y hacednos ver todas los aspectos buenos y únicos que tenemos.

La Marca España no necesita a un economista ni publicista para que tenga éxito. Necesita a una persona que motive y guíe. Necesita hacer Coaching social. Quizás sea éste el cambio que deba hacer la política para ser útil.