Imellado

Inicio » Posts tagged 'psoe'

Tag Archives: psoe

Podemos ser sofistas

Ultimamente se está hablando mucho de los diferentes discursos que tienen los partidos políticos a raíz de la irrupción de Podemos y de cómo esta fuerza política ha conseguido crear expectación. En este texto trataré de hablar acerca de ese discurso, no en términos de si tratan realidades o ensoñaciones, si no más bien desde una perspectiva más retórica.

Para empezar, debemos partir desde un punto: 15M. El fenómeno social aglutinó un malestar hacia las políticas gubernamentales a través de asambleas ciudadanas en plena calle. Es importante tener esto presente porque gran parte del éxito del discurso de Podemos viene de ahí. Los fundadores de este partido político no solo estuvieron presentes sino que participaron en estas reuniones, empapándose de los discursos e ideas que los mismos ciudadanos lanzaban. Su discurso, por lo tanto, no es propio, si no asambleario.

Sin embargo, otras fuerzas políticas de izquierda, como el PSOE, que no estuvieron presente en dichas reuniones (sus dirigentes, me refiero), no conocieron las propuestas o ideas de los ciudadanos. Los socialistas se han dado cuenta de ello y, ahora, buscan conocer las impresiones de esas personas atrayéndolas a través de campañas de participación ciudadana.

La diferencia entre uno y otro está en que no es lo mismo observar y escuchar propuestas sin que los demás conozcan tus intenciones de usarlas (como en el caso de Podemos en las asambleas), que preguntar a los ciudadanos para sacarles sus ideas. Al igual que no es lo mismo observar a un animal en su habitat natural que hacerle pruebas en un ambiente controlado.

Por esto, el discurso de Podemos llega a la gente mejor que los demás, porque usa términos e ideas que ya escucharon en un día en las asambleas. Usa las mismas ideas que los ciudadanos. Si en una de esas reuniones alguien salió a la palestra y dijo eso de: no debemos pagar la deuda, y los demás le aplaudieron, los del partido político vieron que era precisamente eso lo que había que decir.

A través de esto, Podemos tiene una fortaleza en su discurso y es que conoce muy bien las propuestas que los mismos ciudadanos lanzaron, así como el espíritu de cada una de ellas, algo que no tiene, por ejemplo, el PSOE por la simple razón de no haber estado presente en el 15M. Sin embargo, el partido político Podemos tiene una gran debilidad en su discurso y es que no conoce otras realidades u otros sentimientos que también se dan y por lo tanto no sabe tratarlas (como es, por ejemplo, un discurso con coherencia económica o sobre una verdadera organización eficaz de una fuerza política. Empezaron con la ultrademocracia y se han dado de bruces con la compleja elaboración de listas), algo que sí tiene el PSOE por su historia y responsabilidades institucionales.

De hecho, cualquier persona que escuche con atención y cierto grado de objetividad unos de los discursos de alguno de sus dirigentes podrá ver que tan solo tratan uno o dos temas (los dos únicos que saben). Pero aún así, con todo esto, han conseguido atraer al público. ¿Por qué? Muy sencillo, porque ese es su verdadero propósito: atraer al público. Da igual si dicen o no dicen la verdad, si dicen o no dicen propuestas realmente factibles. Primero tienen que atraer al público y saben cómo hacerlo. Claro que saben, estuvieron en las asambleas del 15M. Saben lo que quiere escuchar su público, les basta con decirlo cada vez que pueden.

Ya entre el año 340 y 335 a.C, Aristóteles diferenció en su libro Retórica entre la disciplina sofística y la retórica.La sofística no consiste en la facultad, sino en el propósito. La diferencia está en que uno será orador por su ciencia (técnica) y otro por su propósito.” En definitiva, lo que quiere decir es que se es sofista si se pone el razonamiento al servicio de una intención moral desviada. En el caso de la retórica, distingue a un orador por su técnica.

En definitiva: ¿Quieres ser escuchado? Conoce a tu público. ¿Quieres ser creíble? Conoce lo que hablas.